ARTROSIS O DESGASTE ARTICULAR

¿Qué es la artrosis articular?

La artrosis es una patología degenerativa de los huesos que comienza por la destrucción o pérdida gradual del cartílago articular y que afecta tanto a la superficie cartilaginosa como al complejo articular, ligamentos, meniscos, tendones…

Las articulaciones más propensas a sufrir artrosis son las rodillas, las caderas y las articulaciones interfalángicas-trapecio-metacarpianas que son las articulaciones de las manos. 

La función del cartílago es amortiguar las fuerzas de los huesos y permitir el desplazamiento de los huesos entre sí, disminuyendo el desgaste de la articulación. 
Pero cuando el cartílago se degenera aumenta el rozamiento de los extremos de los huesos y empezando la degeneración de las estructuras de la articulación. En casos más avanzados se pueden llegar a desprender trozos del cartílago, se degeneran los meniscos y se afectan todas las estructuras de la articulación y alrededores (tendones, músculos….).

Causas 

  • Obesidad o aumento de peso: importante en artrosis de rodilla o de cadera
  • Falta de tono en la musculatura: la falta de una buen cobertura muscular hace que la articulación soporte más carga y peso y se deteriore más rápido
  • Vida sedentaria o falta de actividad física: la vida activa es un factor importante para la prevención de la artrosis. La actividad física no puede ser agresiva: natación, elíptica, pilates, yoga…). 
  • Mala alimentación: es el factor que explica la artrosis en personas «jóvenes»
  • Edad: a mayor edad, mayor predisposición a padecer artrosis 
  • Sexo: la artrosis suele ser más frecuente en mujeres por motivos genéticos y hormonales
  • Factores traumáticos: cualquier accidente o caída que afecte a la articulación hace que pueda padecer más artrosis en un futuro
  • Alteraciones posturales: hacen que se distribuyan incorrectamente las cargas y provocan alteraciones en la alineación de la articulación
  • Posturas forzadas o mantenidas: como por ejemplo la posición de cuclillas mantenida
  • Factores genéticos

Datos a tener en cuenta

La artrosis es una afectación de todo el complejo articular de la rodilla, por lo tanto, no afecta solamente y únicamente al cartílago articular, afecta a todos los componentes de la articulación, músculos, tendones ligamentos, meniscos, cápsula articular.. etc etc.

-El deterioro articular en las radiografías no indica cuanto dolor debe padecer la persona que tiene artrosis, por eso, no es el único indicativo que se debe tener a la hora de valorar globalmente esta enfermedad articular. Saber esto es muy importante por que en muchas ocasiones el dolor esta relacionado con los elementos periarticulares asociados como los tendones, (tendinopatías) tensión, acortamiento o contractura de la musculatura relacionada y que da movilidad y cobertura a la dicha articulación, irritación ligamentosa de la articulación además del propio deterioro del cartílago. Saber esto es especialmente importante, porque, se tratan de estructura sobre las que se puede realizar múltiples acciones terapéuticas por parte del fisioterapeuta y tiene un mayor potencial de regeneración que el cartílago articular.

-La sintomatología y deterioro en la calidad de vida del paciente puede variar considerablemente de persona a persona. Como he dicho anteriormente en ocasiones se observan deterioros importantes a nivel radiológico sin dolor importante o discapacitante. como Sabemos cada persona tiene una tolerancia distinta al dolor y umbral doloso variable.

-La artrosis no es algo inevitable, algo inherente o ligado a la edad (se puede ser mayor sin padecer necesariamente artrosis, y ser relativamente joven y padecerla)

-Los síntomas de la artrosis pueden mejorar de manera significativa con tratamiento fisioterapéutico e integral adecuados.

-Mantener una cobertura muscular tonificada puede prevenir la aparición de la artrosis. 

Etapas de la artrosis

  1. Pérdida de flexibilidad del cartílago articular, en esta fase hay una disminución del grosor del cartílago de la articulación.
  2. El desgaste del cartílago va a generar cambios en el hueso subyacente. Pueden aparecer zonas de ensanchamiento óseo o del cartílago.
  3. Liberación de pequeños trozos óseos o del cartílago que van a flotar en el líquido sinovial, (ratón intra-articular) pudiendo bloquear la articulación y soslayar la integridad del cartílago, acelerando el desgaste articular.
  4. La cápsula articular se inflama, así el aumento de células y sustancias inflamatorias aumenta el proceso de desintegración del hueso, en esta fase se observa también afectación muscular ligamentosa y tendinosa peri-articular.

Síntomas 

A la destrucción ósea le acompañan:
    • dolor: generado por la artritis que acompaña a la artrosis. Puede ser un dolor difuso o concreto en un punto.
    • rigidez de la articulación: esta rigidez va a ser matutina y tras periodos de inactividad (articulación fría)
    • pérdida de movilidad: por la destrucción de los tejidos y liberación de las partículas en el espacio articular
    • incapacidad: depende del grado de afectación y por la articulación afectada. Si la articulación afectada es una rodilla: subir-bajar escaleras, dolor al incorporarse después de un largo período sentado-tumbado, dolor al estar sentado con las rodillas flexionadas, dolor nocturno…

Diferencia entre artrosis-artritis

Artritis: inflamación de la articulación por cualquier motivo (sobreuso, traumatismo, infección..)
Artrosis: estado degenerado de la articulación
Conclusión: la artrosis puede venir precedida por episodios de artritis o inflamación articular recurrentes.


Tratamiento y consejos para la artrosis

  • Pautas de ejercicio físico adaptado y específico para cada persona (andar es muy importante). Si la persona está en el límite de la degeneración, es decir, a la persona le duele cada vez que mueve la articulación no podría hacer un ejercicio físico moderado como sería conveniente. En estos casos tendría que recurrir a la bicicleta o natación. 

  • Una alimentación correcta y específica para este tipo de dolencias.
  • Fisioterapia especifica basada en terapia manual y ejercicios de flexibilización. Después de los ejercicios se recomienda aplicar frío en la articulación 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *